Tus Huesos

Todo el mundo posee un esqueleto compuesto por muchos huesos. Estos huesos conforman la estructura de tu cuerpo, permiten que te muevas de muchas formas diferentes y protegen tus órganos internos. Los huesos que forman tu esqueleto están vivos, creciendo y cambiando constantemente como otras partes de tu cuerpo.

Protégete los huesos del cráneo llevando casco para montar en bicicleta y para practicar otros deportes. Si utilizas monopatín o patines sobre ruedas, asegúrate también de llevar protectores en muñecas, codos y rodillas, los huesos de esas partes del cuerpo te lo agradecerán si tienes alguna caída.

Si practicas un deporte como el fútbol, lleva siempre todos los elementos del equipo adecuado para ese deporte. Nunca juegues en camas elásticas o trampolines. Muchos niños acaban rompiéndose huesos en esas prácticas. Aunque la mayoría de huesos rotos se acaban curando, tardan mucho en hacerlo y la espera no es nada divertida.

Fortalece tu esqueleto bebiendo leche e ingiriendo otros productos lácteos (como el queso de bajo contenido en grasa o el yogur helado). Todos estos alimentos contienen calcio, que ayuda a endurecer y fortalecer los huesos. Mantenerte activo es otra forma de fortalecer los huesos: corriendo, saltando, bailando o practicando deporte.

 

Tipo: 
Última fecha de actualización: 01/20/2018 |