Habitos de Higiene

Son costumbres rutinarias que debes cumplir todos los días de tu vida los hábitos de higiene y salud te ayudan a cuidad y a valorar tu propio cuerpo y a percibir con satisfacción la limpieza como bienestar personal.  Por ello, es importante que crees hábitos de higiene, para que te transmitan sensación de bienestar y de seguridad. 

La piel constituye una de las primeras barreras de tu organismo para defenderse de las agresiones del medio y es además un órgano de relación porque en ella está el sentido del tacto.

El baño es importante para la limpieza de tu piel, es preferible que tu baño sea siempre a la misma hora, recomendable que sea por la noche ya que ayuda a relajarte, y siempre antes de tu cena o la comida.

Es conveniente aplicarte crema hidratante por todo el cuerpo para hidratarle y a la vez para masajearte, esto ayudará a relajarte para poder dormir plácidamente. 

Las manos, por su relación directa y constante con el medio, son uno de los más importantes vehículos de transmisión de infecciones. Hay que lavárselas con agua y jabón:

La  limpieza de los pies merece un tratamiento especial. Conviene lavar diariamente los pies sobre todo en las épocas de verano para que la sudoración excesiva que se produce, no te produzca un olor desagradable, y para que no aparezcan ampollas, haciendo especial limpieza entre los dedos.

Las uñas de los pies deben cortarse después de la ducha o baño y preferiblemente en línea recta.

Los zapatos deberán ser cómodos, preferentemente de materiales naturales, para facilitar la transpiración y adecuados al tamaño del pie.

El cabello se ensucia con mucha facilidad porque retiene el polvo, las secreciones del cuero cabelludo y su descamación (la caspa). Para realizarte una buena limpieza es conveniente enjabonarse el cabello friccionando con la punta de los dedos (pero no con las uñas) de manera prolongada. Al final se ha de aclarar bien para asegurar que no haya quedado restos de jabón.

En casos especiales, como en el supuesto de existir piojos, dada la facilidad de contagio, aun siendo limpio, puedes ser contagiado, por esta razón es necesario que tengas en cuenta las siguientes recomendaciones:

Conviene cepillarse los dientes después de cada comida, siendo el más importante el cepillado de antes de irse a dormir, ya que es por la noche cuando la proliferación de bacterias es más activa.

El cepillado será desde las encías hacia los dientes, el cepillado será con movimientos pequeños y circulares, primero por fuera y luego por dentro. Cuando te cepilles los dientes debes estar supervisado por tus padres o un adulto responsable.

Al igual que el cuerpo, y por estar en contacto con él, la ropa y el calzado deben ser objeto de especial atención. Es indispensable cambiarte de ropa después de la ducha o baño, conviene que tu ropa siempre esté limpia. La ropa interior se deberás cambiarla diariamente.

Deberán llevar ropa cómoda, no muy ajustadas, de fácil lavado y adecuada a cada momento y situación del día.

Para dormir te sugerimos utilizar ropa amplia y diferente a la usarla durante el día. Se debe tener en cuenta la temperatura ambiente y llevar ropas, adaptadas a la misma.

Los genitales, al estar tan próximos a tus orificios de salida de la orina y las heces son una parte del cuerpo que requieren especial atención, deberás lavarlos correctamente, ya que en estas zonas íntimas facilitan la acumulación de secreciones diversas.

Es importante lavarte diariamente las orejas y el oído externo con agua y jabón, evitando la entrada de agua  en el oído, esto lo consigues inclinando la cabeza hacia el lado que se está limpiando.

Los copitos de algodón los debes utilizar sólo para secar los pliegues, pero nunca para la limpieza del oído, ya que empujarían la cera hacia adentro en lugar de eliminarla.

Aunque los ojos  tienen un mecanismo propio de limpieza, construido por el sistema lacrimal debeS lavarlos diariamente con agua, especialmente al levantarse para eliminar las impurezas producidas durante el sueño.

Como medida de protección de los ojos hay que tener en cuenta:

Usar una buena luz para estudiar y leer, que entre por la izquierda para los diestros y por la derecha para los zurdos. Si es artificial es aconsejable que sea de color azul.

No leer en vehículos en movimiento, ya que provoca variaciones continuas en la distancia entre el ojo y el texto.

La nariz además de tener una función fundamental en el sentido del olfato, interviene en la respiración acondicionando el aire para que llegue a tus pulmones con la temperatura y humedad adecuada y libre de partículas extrañas. La producción de moco como lubricante y filtro para el aire es importante pero el exceso de mucosidad obstruye las fosas nasales y dificulta la respiración, la limpieza de la nariz consiste en eliminar del moco y las partículas retenidas con el paso del aire.

Última fecha de actualización: 01/20/2018 |